martes, 20 de julio de 2010

SE ENTREGA UNO DE CINCO RECLUSOS QUE SE FUGARON DE LA CARCEL PREVENTIVA DE HATO MAYOR


Por Manuel Ant. Vega

HATO MAYOR.-Uno de cinco reclusos que se había fugado de la cárcel preventiva de esta ciudad, se entregó a la fiscalía.

José A. Marte, 22 años, quien guardaba prisión en la preventiva de aqui y logró escapar junto a otros cuatro, tras serruchar los barrotes de la celda donde esperaban ser llevado a la cárcel pública de El Seibo.
El arrepentido hombre, a quien se aplicó una medida de coerción de tres meses por posesión de drogas, se entregó por mediación de su abogado, Félix López Ferrand.
Manuel Emilio Santana, procurador fiscal de Hato Mayor, garantizó la integridad física del imputado y valoró el gesto de entregarse a las autoridades.
Con la entrega de José A. Marte, suman tres los reclusos reapresados, luego que el pasado miércoles se fugaron de la cárcel preventiva de Hato Mayor del Rey,
Ya habían sido reapresados los reos Carlos Manuel Hernández (La Flecha), de 33 años; y Rafael de los Santos, de 27, éste último fue apresado esta madrugada durante operativos desplegados en distintos sectores del municipio Sabana de la Mar y herido en la pierna derecha, los cuales cumplen condena por violación a la Ley 50-88, sobre drogas.
La Policía explicó que Hernández fue reapresado en la calle Segunda, del barrio Kananga, en el municipio El Valle; mientras que de la Rosa fue detenido en el barrio Las Casitas, de Sabana de la Mar.
Ambos fugados fueron apresados por una patrulla encabezada por el capitán Leonel Taveras Constanzo y el segundo teniente Antonio Arcón Zorrilla, luego de una labor de inteligencia.
En tanto que se persigue a los prófugos Tony Tusen, Ramón Marte, Ramón Guzmán y José Alberto Moreta, compañeros de fuga de los dos reapresados.
El reapresamiento se produjo a la 1:30 de la madrugada por parte de la patrulla que le dio seguimiento e inmediatamente fueron encerrados en la referida cárcel preventiva.
La Policía exhortó a los prófugos a entregarse por la vía que estimen conveniente para evitar desgracia personales.