lunes, 6 de diciembre de 2010

JUGANDO CON LA SALUD.


Por Lic. Hector Ramirez Sosa

CONSUELO S.P.M.-El Seguro Médico de los(as) Maestros(as) (ARS SEMMA) está atravesando por una situación jamás vista en la historia de su concreta creación el 6 de noviembre de 1984.

Las presentes autoridades gubernamentales han tomado parte activa en el deterioro o la crisis de servicios que ha experimentado en los últimos años el mismo.

La actual Directora Ejecutiva de ARS SEMMA, Dra. Taina Gautreaux, en una ocasión manifestó que no se podía pretender “tapar el sol con un dedo”, ya que esta institución estaba atravesando por una situación calamitosa al presentar una alarmante deuda millonaria de alrededor 400 millones de pesos lo que ha conllevado al atraso con los pagos a las prestadoras de servicio de salud contractadas.

El Ministro de Educación, Lic. Melanio Paredes, solicita a todo pulmón un 1000 x 1000 en cantidad y calidad en las jornadas educativas anuales y nos preguntamos: ¿cuánto apoyo facilita él para un 1000 x 1000 por la salud de los que tienen que dar el todo por casi nada: 7,802.29 pesos por tanda más los incentivos si te corresponden y te lo aplican con justeza vía nómina, ya que hace varios años que no se rectifican).

En este país de las maravillas es mucho lo que se exige a los de abajo, pero no todo se cumple desde arriba. Por ejemplo, para darle soporte y calidad al Sistema Educativo está consignado un 4% del Producto Interno Bruto (PIB), visto en el Art. 197 de la Ley General de Educación y apoyado con el Art. 63, específicamente en el numeral 10 de la nueva Constitución Dominicana, pero lamentablemente se aplica menos de un 2%, manteniéndose por debajo del promedio de los países de América Latina que oscila en más de un 4% de su PIB.

Con mucha nostalgia, podemos apreciar en nuestro Municipio de Consuelo como “maestros(as) de maestros(as)”, que dieron toda su vida al servicio de la educación pública dominicana, hoy lucen “debaratao”, ya que no tienen de que valerse más que de la mísera jubilación que reciben mensualmente y que de paso no puedan acudir ahora a su seguro médico por problemas de deudas atrasadas.

Algunos de estos valiosos educadores, para mejorar su condición económica, tuvieron que emigrar a otras tierras o seguir aquí ofreciendo su poca fuerza de trabajo al sector privado. Ingresaron al sistema educativo a llevar “el pan de la enseñanza”, pero que paradójico ha sido su sacrificio, 30 años de servicio por casi nada. Como dice una vieja frase: Entraron “vidente y con diente” y salieron “con lente y sin diente”.

Sin embargo, pudimos apreciar en el programa de Nuria Piera, que se transmite los sábados por Color Visión, la “casita” millonaria que se gasta nuestro Ministro de Educación, edificada en la cima de una montaña de San Cristóbal y que la misma no está registrada en su Declaración Jurada de Bienes, como funcionario del Estado, desatendiendo al cumplimiento de la modificada Ley 82-79.

Señor Presidente, ¿Cómo es posible la ausencia de su acción?, usted que profesa que “la educación es la que salva a la nación”. ¿Y qué salva o cura a los(as) docentes enfermos o sus dependientes? Desde luego, el buen servicio de salud. Le admiro y respeto, le he apoyado con mi voto, pero no puedo callar ante el daño que se nos ocasiona a todos(as) los(as) educadores(as) del sector público con la bellaca práctica de retención de fondos correspondientes a la ARS-SEMMA, ni permitir el pésimo servicio que estamos recibiendo fruto de tal situación, a pesar de que a todos(as) se nos hace mensualmente un descuento al salario por concepto de Seguro Médico Para Maestros(as) y Seguro Familiar de Salud, en las cuentas 63 y 77, respectivamente. Por favor, tome carta en el asunto instruyendo a sus funcionarios.

Por último, no soy partidario a la suspensión de clases, pero si no se vislumbra una solución a la problemática, si no se pone de manifiesto la intervención del Primer Mandatario para una pronto solución a esta peligrosa situación, pido a todos(as) mis colegas que hagan conciencia dejando a un lado su bandería política y nos juntemos en una sola voz, de lo contrario, nunca acabaremos con el chantaje, la politiquería y la corrupción que ronda en nuestro seguro médico.

Es ahora cuando debemos afrontar la situación. La salud no tiene espera. No contamos con auténticos dirigentes nacionales en nuestro sindicato, solo con las bases. ¡¡¡UNAMONOS!!! y ¡¡¡RECLAMENOS!!!

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión. Art. 19 –Declaración Universal de los Derechos Humanos.