martes, 11 de noviembre de 2014

LO GOLPEARON Y GRITO COMO UN COBARDE

Por Ariel Alix 

CONSUELO S.P.M.-Saludos a todos! Por estos días en nuestro municipio, y hasta en el exterior anda circulando un vídeo; donde se presenta a un reconocido miembro del bajo mundo, junto a otro propinándole una paliza al confeso asesino de la niña de tres años Jarielis Vargas, en el sitio de reclusión donde está cumpliendo medida de coerción.

En este vídeo se puede apreciar como el joven de 22 años Juan Carlos Geraldino al preguntarle el por qué del crimen; alega embriaguez y en ese momento pide la clemencia que él no tuvo para con la niña, exhibiendo así la cobardía habitual de todo individuo que se aprovecha de un ser indefenso.
Dice un refrán que los niños y los borrachos no mienten, contrarrestando con ello el argumento de que el embriagado no sabe lo que hace. Este déspota en verdad si como manifiesta estuvo influenciado por el alcohol; demostró realmente lo bajo, repugnante y lúgubre de su persona.
Un delincuente que, según me cuentan, laboraba en el punto de drogas que supuestamente funciona en el barrio Feliú, a la luz de todos sus residentes; y de quien se dice maltrataba frecuentemente a la niña.
La madre, a quien vimos abatida por la muerte de su pequeña, manifestó a dolorida y compungida por el duelo que le agobia, su arrepentimiento por haberle dado un padrastro tan perverso y funesto, el cual marcó su vida para siempre.
No pretendo hacer un juicio de valor sobre la progenitora de la niñita, pero una madre con hijos pequeños debe elegir correctamente al compañero idóneo para criar sus hijos, y si en dado caso notara algún viso de maledicencia que perjudique su entorno familiar, cortar por lo sano para evitar consecuencias eventualmente irreversibles.
Por otro lado, esos golpes que le propinaron representan la indignación e impotencia que sintió la comunidad, descargada en las manos de otro delincuente, quizás con un prontuario mas abominable y temible, pero que en ese momento quizo hacer la justicia de Amurabi.
Este hecho sin precedentes en la comunidad tiene que ser castigado de manara ejemplar, aunque con ello no traemos a la vida a Jarielis, pero enfrentamos la violencia injustificada en que incurren estos delincuentes que tanto dolor provocan con sus acciones.
Hasta la próxima!